jueves, 21 de diciembre de 2006

Novedades desde SimpleMinds.com

Hola Minders...
Ayer, 21 de Diciembre, aparecio por arte de magia esta noticia en la pagina oficial de Simpleminds.com...
La novedad me llego via SMS y lo primero que pense es que mi amiga Natalia estaba sufriendo un golpe de calor, por el cual estaba delirando con una nueva gira Minds...
Luego cuando llegue a la radio y entre a la pagina de SIMPLE MINDS comprobe que mas alla del calor porteño, habia alguien mas que estaba delirando...

SIMPLE MINDS de gira por Australia y Nueva Zelanda???...
Paren las rotativas!!!...
No era que el Tour Black & White habia terminado el 28 de Agosto en Edimburgo???
Jim!!! el disco nuevo, donde esta???...
Los australianos, por supuesto, contentos de la vida... (Seria muy obvio si digo saltando de alegria como unos canguros, no? LOL)...
Mientras tanto, por los foros Minders, hay algo mas que espiritu navideño dando vueltas...
Mi intuicion femenina pone maliciosamente en duda este noticia "oficial"...
Ok... y es ahi cuando la logica aparece en mi mente: "si esto se lee en la pagina oficial de la banda debe de ser cierto"....
Mmmm, o tal vez no?...
Pero por mi parte, esta Minder (mala mujer si las hay por estas tierras del sur... LOL) se le ha dado por pensar, que "tal vez" Jim Kerr se esta anticipando al 28 de Diciembre y nos esta jugando una pequeña broma a sus fans.
Mas alla que el bromista "Dia de los Inocentes" es solo una tradicion que se pone en practica en España y Latinoamerica, puede que este bonito escoces quiera sumarse a las bromas del dia, no?...
Que la inocencia nos valga, Minders!!!...
Aqui va la traduccion de la noticia...
Enjoy...
"SIMPLE MINDS esta considerando un retorno sorpresivo a los conciertos en vivo en Australia y Nueva Zelanda a principios del proximo año.
Aunque todavia no hay contratos firmados y por lo tanto ninguna fecha confirmada, serias negociaciones se estan llevando a cabo. A pesar del hecho de que algunas agencias ya estan anunciando fechas, podemos asegurar nuevamente que hasta ahora nada esta 100 % confirmado.
Para mayores detalles sigan en contacto con SimpleMinds.com en estos proximos dias".
Nota de una Minder a lo Almodovar: Jim, please... This is Truth???...

martes, 19 de diciembre de 2006

SIMPLE MINDS En El Tiempo... Part 3




Hola Minders...

Sigo buscando en el pasado esas revistas que en algun lugar quedaron guardadas, esperando este momento... y este lugar...
Y entre ese pasado (no muy lejano) encontre esta nota en la coleccion "Enciclopedia del Rock" del diario La Nacion... "El Gusto Por Las Alturas"...





SIMPLE MINDS En El Tiempo... Part 2


Hola Minders...
Sigo con las revistas Rock & Pop... Asi que va a haber mucho mas para recordar...
Si no pueden ver las imagenes en su tamaño original, por favor envien un mail a simplemindsargentina@yahoo.com.ar que con gusto les enviamos los archivos...





SIMPLE MINDS En El Tiempo... Part 1


Hola Minders...
Gracias a la nostalgia de un melomano amigo, y a los años que su madre supo perdonarle la vida al monton de revistas que con tanta pasion su hijo coleccionaba... Es que hoy tengo la suerte de poder tener en mis manos los suplementos de la revista Rock & Pop, editada en Argentina en los dorados años 80's (Cuando no habia Internet y nos enterabamos de la existencia de MTV gracias al tema de Dire Straits "Money For Nothing")...
De la rockera revistas Rock & Pop (que de ella tan solo queda la FM y su canal de videos), estas son las notas que se publicaban sobre SIMPLE MINDS, los rankings de esa epoca, como asi tambien las publicidades que el sello discografico Ariola hacia de los nuevos albums de los chicos de "Mente Simple"...

domingo, 17 de diciembre de 2006

SIMPLE MINDS en España...


Hola Minders...
Esto salio en el diario digital español "La Vanguardia" el 20/03/2006...
Realmente me sorprendio gratamente encontrar esta columna... mas alla de hablar muy bien de los "Cinco de Glasgow" hace una sintesis perfecta a la hora de describir la musica de los ochenta...
Desgraciadamente, poca objetividad y profesionalismo se ve hoy en dia en los que dicen llamarse "periodistas"... Sino, vean el comentario que publicara la revista Rolling Stone acerca de la visita de SIMPLE MINDS al Personal Fest 05 (la cual subi a este blog)...
Gracias Laura Crespo por tu excelente nota...
Enjoy...


Dando la nota
Musicalmente en primera persona

El momento Simple Minds
LAURA CRESPO (Periodista) 20/03/2006 - 10:55 horas Pop-Rock

A pesar de que fue a mediados de los ochenta cuando cosecharon sus mayores éxitos, el momento del resurgimiento de los escoceses Simple Minds ha llegado ahora. Con la renovada popularidad del sonido ochentero, muchos de los míticos grupos ensalzados durante aquella década han conseguido renacer con nuevos discos al mercado. Empezó A-ha, y a partir de 2005 New Order, Duran Duran, Depeche Mode, incluso Kraftwerk y por supuesto Simple Minds han vuelto, o tal vez debería decir continúan, acumulando carreras de casi tres décadas sobre los escenarios. Estamos otra vez ante el New Romantic; el regreso de muchos de aquellos grupos de electropop de principios de los 80 que, influenciados básicamente por Bowie y considerados como una evolución del post-punk, crearon un estilismo propio y convirtieron en éxitos sus temas en los que los sintetizadores se empezaron a notar junto con las ya consabidas guitarras, baterías y bajos. La vuelta con nuevo álbum, Black & White 050505, representa la creación de un nuevo clásico de Simple Minds, aunque con energías renovadas. Este tipo de grupos que ya ha subido a lo más alto esconden un as en la manga, ya que la gente que creció con Simple Minds compartirá su entusiasmo por un nuevo proyecto y les apoyará incondicionalmente, y al mismo tiempo tienen la oportunidad de interesar a una audiencia nueva y contemporánea. El retorno no defraudará a nadie y, aunque será muy difícil conseguir otra época dorada, imagino que el objetivo de seguir ante el público ya no será ése, sino simplemente volver a pasárselo bien y hacer disfrutar disfrutando. Hace tiempo que quedó demostrado que dedicarse a la música no era capricho pasajero, sino toda una filosofía vital. Puede que una de las claves para que formaciones como Simple Minds vuelvan a plantearse seriamente su regreso es que cuentan con grandes músicos. Empezando por la gran voz del líder Jim Kerr y continuando con el "cerebro musical", el guitarra Charlie Burchill, que sin ser tan mediático, nada tiene que envidiar a The Edge de U2. Personalmente me impresionó la calidad del teclista, Andy Gillespie, quien se atrevió a tocar en directo frases y acompañamientos que, por su dificultad, cualquier otro hubiera asegurado el tiro teniéndolo grabado previamente. Con Simple Minds no estamos hablando de ritmos de moda y melodías resultonas, sino que sus éxitos perduran en el tiempo porque musicalmente son buenos. Aún así, y como pasó con todo el synth-pop que se impuso en Europa hace veinte años, en Estados Unidos Simple Minds sólo ha sido una vez número uno, y fue en 1984 con Don"t you (Forget About Me). Curioso, por dos motivos. El primero, porque es de los pocos temas que no escribieron, sino que lo acabaron tocando porque Brian Ferry lo desechó. Y segundo, porque no se parece demasiado a algo que hayan compuesto ellos… Resulta irónico que una canción que no representa para nada al sonido Simple Minds acabe siendo su carta de presentación más valiosa. Pero es así y a ella le deben mucho. Sin embargo, la repercusión del grupo ha ido más allá de lo que pueda parecer a primera vista. Simple Minds forma parte del bagaje musical de toda una generación, que, a menudo sin saberlo, son capaces de tararear muchos de sus éxitos. Pasa con temas como Waterfront, Alive & Kicking o Someone Somewhere in summertime. Por el título, quizá no las reconozcamos, pero basta con llegar el estribillo para caer en que las hemos escuchado cientos de veces. La familiaridad del sonido Simple Minds también se hace patente porque es un grupo que, en ocasiones, representa la recopilación del sonido de muchas de las formaciones de los ochenta de éxito. Sus temas nos emplazan a canciones de otros grupos, que, a su vez, nos recuerdan a otros que les han influenciado. Todo suena a todo. Por ejemplo, es evidente el parecido con U2 en Ghostdancing, además de otros paralelismos con el grupo irlandés como su interés por hacer temas pro derechos humanos (Belfast Child o Mandela"s Day). La entrada de Kick it in es muy Dire Straits, igual que la de This is your land recuerda a las que hacía Spandau Ballet, aunque luego es muy Lou Reed. The Cure está latente en Up on the catwalk y el estilo de David Bowie casa perfectamente con Love Song. The Doors, la Velvet Underground, Depeche Mode o Human League son otros grandes con quien sacar parentesco es fácil. En definitiva, escuchar a Simple Minds acaba siendo el compendio perfecto de toda una década y de todo un estilo musical aún recordado y, de hecho, aún el preferido de muchos. Respecto al único concierto que ofrecieron en España, el que aconteció el día 13 en Razzmatazz de Barcelona, comentar, en primer lugar, que la sala se quedó pequeña. Es cierto que Simple Minds ya no llenan un Sant Jordi, pero dos mil personas y todas las que se quedaron sin entrada son demasiadas para un local tan limitado. Dicho esto, defino el concierto como espectacular. Entrega total de los componentes del grupo y del público, muchos ya entrados en los cuarenta e incluso más, que coreó al unísono letra por letra, especialmente sus éxitos de siempre, aunque también las canciones nuevas. Jim Kerr, líder y voz, supo abanderar tanto los temas más nostálgicos como los que representan un símbolo de su resurgimiento, como Home. El hogar de los cinco de Glasgow deja de ser Escocia para recalar donde actúan cada noche. Pararán en julio en Sicilia, actual domicilio de Kerr, aunque continuarán hasta acabar en Mónaco en agosto. Su verdadero Home lo llevan dentro y acaba siendo su propio sonido, su vuelta a lo conocido pero siempre presentando algo nuevo. Y si ellos quieren, que siga así por muchos años más.



Perfil:Laura Crespo Giménez (Barcelona, 1976) trabaja como periodista digital en www.elmundodeportivo.es desde el año 2000 y ha colaborado en especiales de La Vanguardia.es como el 'Desmontando a Dalí'. Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la UAB y posgraduada en Videoperiodismo (ENG) por la UPF, así como en Periodismo digital por la UPC. Desde niña compaginó estudios oficiales de teoría de la música del Conservatorio del Liceo con la guitarra clásica. Actualmente toca con un sexteto y continúa recibiendo clases de guitarra como afición y vía de escape de las tensiones diarias.lcrespo@elmundodeportivo.es

sábado, 16 de diciembre de 2006

SIMPLE MINDS en Argentina... Personal Fest 05


Hola Minders...
Estas son las notas publicadas por los medios graficos locales sobre la segunda visita de SIMPLE MINDS a la Argentina, en el marco del festival realizado en Puerto Madero el 2 de Diciembre del 2005... Personal Fest 05...



MUSICA EL PERSONAL FEST, EN PUERTO MADERO
Un poco de todo y mucho hit ochentoso

Los escoceses Simple Minds revivieron el pop de los 80 y presentaron los temas de su último disco. También actuaron la cantante de soul Macy Gray, y los punk pop Good Charlotte.
Silvina Marino.


Nada más ecléctico para el escenario principal del primer día en el Personal Fest 05 que la cantante de soul Macy Gray, los punk pop Good Charlotte y los abanderados del pop de los ochenta, Simple Minds. Así, la grilla en general: con músicos que apuntaban a públicos distintos y variados, tanto en este Personal Main Stage, como en los otros cinco escenarios. Y, aunque no queda claro si tal grado de eclecticismo fue beneficioso para los asistentes, lo que sí es seguro es que trajo una constante a lo largo de la noche: la rotación de público de un lado a otro.La jornada del viernes empezó tarde. Inspecciones del dique 1 en Puerto Madero mediante, los escenarios alternativos no pudieron largar hasta más de dos horas después de lo anunciado: lo que hizo que grupos menos convocantes, como Nerdkids o Hana, tocaran en un turno noche festivalero. Y que el escenario principal comience más de una hora tarde, pasadas las 21.30. "Ladys & Gentlemen: Macy Gray". Entrada a bombos y platillos para la afroamericana que, junto con Erykah Badu, se convirtió en el atractivo musical cool del festival. El público, hasta entonces disperso, se hizo eco del llamado cuando la Gray entonó los famosos (y sensuales) versos de la beatle Come Together. Arenga entre tema y tema ("Muevan sus colas", "¡Ustedes también son sexies!"), siguió con su repertorio de clásicos en vivo, que incluye versiones potentes, como Relating to a Psycopath, Sexual Revolution y Oblivion.Un poco más tarde fue el turno Good Charlotte, al frente de los hermanos Joel y Benji Madden, en la senda de Blink 182 y, claro, Simple Plan. El cantante Joel salió a escena con una bandera argentina colgada de los hombros y un saludo de "buenas noches, Buenos Aires". Esta vez, el delirio fue para un público joven, que festejó la referencia ¿inevitable? a la localía: "don' t cry for me Argentina", al decir de Joey. La banda se ocupó de repasar los temas de su segundo y tercer disco (Young and the Hopeless y The Chronicles of Life and Death). Si ya el año pasado el Personal Fest se imponía como "el" festival sponsoreado, este año lo ratificó la cantidad de carpas y/o promotoras con instalaciones propias, que incluyeron cabinas para que cada cual entre y escuche con "fidelidad" el sonido de los nuevos celulares i-pod. Cosa que la gente hacía entre cada show.Para el final, el escenario principal llamó de nuevo a la ola de público que se movió, por interés propio o por curiosidad, a ver Simple Minds. Los escoceses abrieron como habían prometido: con temas de su último y reciente disco, Black & White 050505.
Pero, inmediatamente, se abocaron a los hits ochentosos Ghost Dancing, New Gold Dream, Alive and Kicking, más celebrados por el público (ahora mayorcito). El grupo dio un show correcto, con Jim Kerr a la cabeza del despliegue energético. ¿El momento más esperado? Para qué negarlo. Cuando arrancaron con Don' t You (Forget About Me), el leit motiv sonoro de la película El club de los cinco activó a las distintas generaciones que ahora se abocaban a bailar entre el público. La noche seguía, en otro punto del predio, con Catupecu Machu a toda orquesta.

http://www.clarin.com/diario/2005/12/04/espectaculos/c-00401.htm



------------------------------------------------------------------------------------------------

Personal Fest Día 1
Volvieron los (malos) 80


Mientras que Simple Minds y Good Charlotte estuvieron lejos de deslumbrar, la gran estrella de la primera noche fue Macy Gray.


Simple Minds. / Autor: Jose Luis García

Entre una hora y media y dos de demora, y más de tres cuadras de cola para entrar. Ese era el panorama a las 20 horas del viernes al ingresar al Dique 1 de Puerto Madero, lugar donde se desarrollo la Edición 2005 del Personal Fest, con Macy Gray, Good Charlotte, Simple Minds y Catupecu Machu como actos centrales, y varios más como atracciones secundarias.
"Eh putos, ¿dónde van?". Así despidió Dante Spinetta a "su gente" antes de finalizar su set, ya que el público salió corriendo ante el primer acorde de Macy Gray en el Main Stage sin esperar que el autor de "Guatemalo" terminara su presentación. Y la morena no defraudó. Secundada por una ajustadísima banda, Gray recorrió gran parte de su repertorio, con un fuerte anclaje en el soul modelo seventies y en el hip hop y R&B actuales. El hit "I Try", que vino después de excelentes homenajes a Nina Simone ("Feelin’ Good") y a Funkadelic ("One Nation Under a Groove") coronó una presentación que dejó con ganas de más.
Y mientras Javier Malosetti hacía de las suyas con su jazz lounge after office en uno de los escenarios secundarios, Good Charlotte arrancaba en el principal. Remera de Misfits y bandera argentina como bufanda para su vocalista Joel Madden, y una propuesta punk rock inofensiva y blanda para el oyente avistado. Un buen momento para cenar en las instalaciones del predio (hamburguesa $4, cerveza a $5) y encarar la parte final de la noche.
Así fue como Plastilina Mosh copó el Motorola Stage, en el día de cumpleaños de su vocalista Jonás, quien se notaba que había estado festejando antes de subir a escena. Más allá de esta anécdota, el show de los mexicanos mostró una energía fuera de lo común, que incluyó un sinfín de bromas entre ellos, que enseguida fueron aprobadas y celebradas por la audiencia.
Superponiéndose al término del concierto de los Plastilina, Simple Minds se presentó en vivo por segunda vez en la Argentina. El grupo liderado por Jim Kerr lamentablemente encarna todo lo peor de la década del 80. Sonidos artificiales y forzados, un cantante cuyo mayor objetivo en su carrera fue intentar eclipsar la figura de Bono Vox con resultados adversos, y una banda que vive de su pasado de forma predecible y temporal. En pleno 2005, ¿qué sentido tiene entonar "Mandela Free", cuando el líder sudafricano ya fue liberado y galardonado con el Nobel de la Paz? El otro momento fechado de su presentación fue, claro está, la interpretación de "Don’t You Forget About Me". Un tema que fue coreado tanto por los treintañeros nostálgicos marca Aspen FM que poblaban el campo como por los yuppies modelo Pat Bateman que poblaban los VIPs, y que llevaban a pensar en que el recuerdo que posee el gran público de esa época está del Lado Oscuro de la Fuerza. Buen momento ese, entonces, para ir a ver a Catupecu Machu.
El combo de los Ruiz Díaz salió, como es su costumbre, a derrochar energía. Sin hacerse muchos problemas ("Esto es televisión de verdad") el cuarteto logró sobrellevar algunos convenientes con una eMac que no respondía a los mandos de Macabre, saliendo del paso con una desaforada toma de "Y lo que quiero es que pises sin el suelo". "Dale" desató el pogo más importante de la primera jornada, y marcó el momento de la retirada, ya que soldado que huye sirve para otra batalla. En este caso, la del sábado, capitaneada por Duran Duran, Babasónicos y Erykah Badu.


http://www.rollingstonela.com/notaMostrar_cs.asp?nota_id=762360







------------------------------------------------------------------------------------------------

“El espíritu siempre fue el mismo”
“No puedo creer que tengamos casi cincuenta años y sigamos en carrera". El cantante de la banda escocesa Simple Minds es de los entrevistados con los que es muy difícil no encontrar empatía: tira frases como títulos, da el pie justo para la siguiente pregunta pero no suena a "rockero con el casete puesto". Además de sus años de origen, su tipo de música y sus presentaciones en Buenos Aires, tiene algo en común con el guitarrista de Duran Duran: esa sensación de considerarse un sobreviviente. Además, ambos viven en islas paradisíacas: Kerr, en Sicilia ("Fui a tocar ahí y me enamoré del del paisaje, de la historia, de la gente, del clima, del espíritu del lugar"), Taylor en Ibiza.

Desde el debut con “Life in a day” (1979) al último Black & White 050505 (2005), el grupo incorporó distintos estilos: punk, rock de estadios, folk, electrónico, new romamantic y, claro, new wave.

-¿Te sentís más cómodo con alguno de esos estilos en particular?-
Hemos probado cosas demasiado aventuradas que no funcionaron. Uno dice: "Me gusta ese traje", pero no le queda bien. Con la música pasa lo mismo. Por eso, hacemos una mezcla. Creo que lo importante es que el espíritu siempre fue el de Simple Minds.

-Pero la crítica fue más receptiva a los álbumes experimentales, como "Reel to Real Cacophony"…-
De algún modo, los entiendo. Cuando una banda es algo raro y enigmático y después se vuelve mainstream, tenés que compartir el gusto por ella con el mecánico de la cuadra. Pero, cuando sos raro, sos algo precioso, secreto, podés ser el pequeño tesoro de algunas personas. Yo era así cuando era joven: "Esta es mi banda, no quiero compartirla con nadie". Para ser franco, es algo inmaduro pero todos somos un poquito snob.

A pesar de su discografía abultada (casi veinte álbumes de estudio), la carta de presentación de Simple Minds sigue siendo un hitazo de mediados de los 80, que ni siquiera les pertenece (fue escrito por Keith Forsey) y que ya se lo habían ofrecido a Brian Ferry. La canción es la principal en la banda de sonido de la generacional El club de los cinco, que luego se convirtió en película de culto.

-Leí que tenías sentimientos ambivalentes hacia "Don't You (Forget About Me)". ¿Es así?-
Para ser franco, esa canción nos asustaba.

-¿Por qué?-
Porque no la compusimos nosotros. No teníamos idea de que iba a tener tanto éxito. Pensamos que era sólo una cancioncita para un pequeño proyecto cinematográfico. Y fue un monstruo. De algún modo, nos sentíamos culpables. «éramos jóvenes, estábamos nerviosos, éramos precoces, ansiosos y bastante pretenciosos. Podríamos haber dicho: "No, es una canción barata. Esperen, tenemos cosas mejores." Pero primero, es una muy buena canción pop y, segundo, es un honor cantar una canción que se convirtió en un ícono para la gente de determinada generación.

-¿Qué pensás de los grupos nuevos que hablan de Simple Minds como su principal influencia, como Bloc Party?-
Es muy lindo. Hace poco un taxista me dijo que le encantaba Simple Minds. Es muy lindo escucharlo pero, para el taxista, si sos Bloc Party, es lo mismo.

-¿Te gustan estos grupos?-
Sí. Tienen buenas canciones pero los que despertaron gran entusiasmo en mí fueron Antony and The Johnsons. Me gusta mucho ese grupo y su cantante.

-¿Y de tus contemporáneos? ¿Te gustan U2, "New Order"?-
U2 es siempre bueno. El nuevo álbum de Depeche Mode también es my bueno. Personalmente, soy fan de Echo and The Bunnymen. Jim Kerr se siente íntimamente ligado a la Argentina. El país le despertaba intriga desde chico: "La Argentina representaba algo mitológico. Sabía de las grandes ciudades, de la Boca, el Río de la Plata. Es un lugar fascinante, sobre todo siendo un amante del fútbol. Nos encantaban jugadores como Kempes y Caniggia", cuenta. Pero además, por una cuestión del azar, que Kerr parece haber tomado como una señal: "Estuvimos una vez en una visita rápida hace unos diez años. Un domingo fuimos a un lugar adonde la gente bailaba el tango y me encontré con una compañera de colegio a quien no había visto en más de veinte años, realmente increíble".

-Siendo escocés, ¿te sentís más cerca de nosotros al compartir esa rivalidad histórica con Inglaterra en fútbol?-
Sí, siempre quiero que gane la Argentina. Me encanta el gol de Maradona con la mano, ¡lo adoro! -¿Cómo va a ser el espectáculo que van a presentar en Buenos Aires?-Tenemos que demostrarles a todos por qué Simple Minds eran percibidos como una banda de su generación. Pero también que esto no tiene que ver sólo con la nostalgia, que nuestro corazón sigue latiendo con fuerza. Que no somos una pieza de museo. CC

------------------------------------------------------------------------------------------------


Viernes, 02 de Diciembre de 2005

JIM KERR, DE SIMPLE MINDS: COMO SOBREVIVIR EN EL MUNDO ROCK
“Nuestro secreto es el deseo”

“No espero nada especial del público argentino, pero sí de mi banda”, dice el cantante, que hoy cerrará el escenario principal del Personal Fest, el encuentro multiestilístico que ganará el Dique 1 de Puerto Madero. Macy Gray, en tanto, explica por qué decidió fundar una academia musical en Estados Unidos.


Por Daniel Jiménez

Cuando Jim Kerr y Charlie Burchill formaron el grupo Johnny and the Self Abusers en su Glasgow natal a finales de los setenta, jamás imaginaron que casi treinta años después iban a presentarse como grupo central en un megafestival en la Argentina.

Aunque aquella experiencia proto punk duraría muy poco tiempo, los dos compañeros de escuela ya sabían que su lugar de destino era el rock, espacio que decidieron abrazar desde 1979 bajo el nombre de Simple Minds, palabras extraídas de la canción The Jean Genie de David Bowie. Desde Life in a Day, su disco debut, Kerr y Burchill –los únicos miembros originales que aún continúan– han batallado los universos del pop con suerte dispar. Con grandes momentos, como el elegante disco Sparkle in the Rain y con producciones no tan felices, como Neapolis, su regreso fallido de 1998. Hoy, este cantante escocés de cuarenta y seis años, fuerte acento y discurso ligeramente vanidoso, sigue siendo el líder de una banda que supo brillar en los ochenta y que hoy intenta acomodarse a los tiempos que corren, tan tecnológicos como voraces.

“Cuando nosotros comenzamos en este negocio había solamente una pequeña escena de conjuntos en Glasgow, pero teníamos la chance de ver una gran cantidad de artistas importantes en vivo, como David Bowie, Roxy Music o Genesis. Y eso para mi compañero Charlie Burchill y para mí fue una gran introducción a la música”, dice Kerr.

El autor de Alive and Kicking y Don’t you Forget (About Me), quien estará presentando junto a Simple Minds su nueva producción Black and White 050505 hoy en el Personal Fest, afirma no esperar “nada especial del público argentino pero sí de mi banda, de la que estoy seguro que ofrecerá un gran show”.

–¿Dónde estuvo puesto el foco al momento de planear el nuevo disco?–

Creo que el sentido principal fue retornar a los primeros tiempos y al poder que Simple Minds tenía en aquellos momentos. Y pienso que la inspiración más grande para este disco fue solamente Simple Minds. Esa fue, es y será la mejor inspiración. Si mirás a tu alrededor, la industria discográfica ha cambiado mucho en todos estos años y ha impuesto nuevas reglas, pero hay cosas que aún no han cambiado, como la eterna búsqueda de nuevas melodías y nuevas y mejores letras, siempre tratando de hacer algo desde lo emocional. Creo que aún no ha finalizado la búsqueda de la canción perfecta. Para este disco Charlie trajo muchas ideas y entre los dos le dimos el toque definitivo a lo que yo creo es un gran álbum.

–Home, el primer corte de difusión de Black and White, está inspirado en el tiempo que vivió en Sicilia. ¿Qué recuerda de aquel lugar?–

Realmente soy un apasionado de Sicilia. Probablemente pasé casi siete años de mi vida allí. Y no porque me encantara el clima y esas cosas, sino porque amo la historia del lugar, amo la gente que vive allí y amo los paisajes y la naturaleza. Pero un día decidí volver corriendo a casa. Aunque la canción Home no habla solamente de un lugar físico, sino de encontrar un espacio en el que puedas sentir dentro tuyo un espacio emocional.

–Pero en este caso fue una inspiración nacida lejos del cemento de las grandes ciudades.–

Creo que lo que más te beneficia es estar en un lugar donde te puedas sentir realmente apasionado, donde sientas energía y te sientas feliz cuando te levantas a la mañana. Pero cuidado: nunca me sentí inspirado por la música italiana, lo cual es una suerte (risas).

–En la época de Cry aseguraba sentirse deprimido. ¿Fue su peor momento al frente de la banda?–

Para ser honesto, los años noventa no fueron fáciles, ni para mí ni para la banda. Y para ser realista, creo que todo el mundo sufre y todos tenemos problemas, aunque yo me sienta un tipo de suerte porque puedohacer música, y ésa es mi mejor recompensa. Pero es verdad, cinco años atrás no estaba seguro de mí mismo y me costaba mucho escribir canciones, aunque trataba de hacerlo todos los días. Sucede que a veces uno vive muy rápidamente y no se da cuenta o no quiere aceptar que ha ingresado al mundo como un adulto al que le pasan cosas, como a todo el mundo. No quisiera llamarlo depresión, pero fue un sentimiento bastante parecido.

–¿Qué es lo que hoy le inspira a escribir?–

Todo inspira: la edad interna, tus propias experiencias, tus esperanzas, tu diversión, tus sueños, tus pesadillas, tus temores. Y también podés escribir sobre el sentido social del mundo, que hoy se encuentra tan castigado. Pero este universo en el que hoy vivimos nos sigue entregando demasiadas cosas sobre las cuales escribir y no todas felices.

–A finales de los setenta se hablaba de Yes, Genesis o Pink Floyd como los dinosaurios del rock. ¿Cree que las nuevas generaciones pueden ver hoy a Simple Minds como un dinosaurio?–

Hmmmm... puedo entender a algunas generaciones que crecieron escuchando inicialmente a una banda determinada, pero todo es muy relativo. Porque puede venir una persona y llamar dinosaurio a Simple Minds, y atrás puede venir otra y llamarte icono. Todo depende de cómo se mire. Además, no me gusta cómo suena la palabra dinosaurio (risas).

–¿Qué cosas le dio y le sacó el rock and roll?–

El rock and roll me dio mi vida desde que tenía dieciséis años y realmente amo haber estado hace un día en Japón, hace tres en Australia y ahora en camino a Buenos Aires... eso es fantástico. También me dio las mejores amistades, nuestro público y mucho reconocimiento. Póngase a pensar: ¿cuánta gente va a trabajar todos los días, y trabajar duro, y encima es reconocida o recibe aplausos por ello? Desde donde lo mire, soy un privilegiado.

–Duran Duran, Depeche Mode, U2 y The Cure, bandas emblemáticas de dos décadas atrás, aún siguen girando por el mundo. ¿Cuál es el secreto de los grandes grupos de los ochenta para seguir vigentes?–

El deseo (risas). Creo que si uno realmente quiere, puede hacerlo de verdad. Dentro de las modas, fuera de las modas, con éxito o sin éxito, con buenas experiencias o malas experiencias. Y por más que tu carrera sea muy larga, tu vida continúa, y eso es lo importante.

–¿Y por qué sobrevive Simple Minds?–

Porque somos buenos. Aun cuando somos malos, seguimos siendo buenos.


© 2000-2006 www.pagina12.com.arRepública ArgentinaTodos los Derechos Reservados

domingo, 10 de diciembre de 2006

Bienvenidos a SIMPLE MINDS Argentina...

SIMPLE MINDS Argentina Unofficial Fans Club
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.